Presentado el disco “100% Oion”

El domingo 11 de junio de 2017 veía la luz el disco “100% Oion” resultado de un trabajo realizado a lo largo de 2 años por un grupo de comanditarios y por personas de la localidad de Oion (Álava). El proceso se ha centrado en la mejora de la convivencia intercultural y en romper falsos estereotipos y rumores hacia la población inmigrante. El disco “100% Oion” ha sido realizado por Maite Arroitajauregi, Mursego, y en él, coordinadas por la artiDSC_0848 copiasta guipuzcoana, intervienen cerca de 80 personas del pueblo. Para la creación de las letras que componen las 8 canciones del disco, se ha contado con la colaboración de una gran parte de los habitantes de Oion quienes han aportado frases en las que se plasman los prejuicios que se tienen, en muchas ocasiones, hacia las personas inmigrantes.

El proceso

En la primavera de 2015, lanzamos desde Artehazia una convocatoria para la presentación de propuestas en las que el arte pudiera ser la respuesta a una necesidad de una persona individual, un colectivo, una asociación… Tras la recepción de diferentes posibles proyectos, el jurado eligió 2: el presentado por la Asociación Entretanto Entretente-Bitartean Jolasean de Oion, para trabajar sobre la mejora de las relaciones interculturales en la localidad alavesa, y el que planteaba el Banco del Tiempo de Barakaldo con el fin de incrementar su visibilidad y que está ya en su recta final.

A Bitartean Jolasean se han sumado personas procedentes de asociaciones de inmigrantes así como otras interesadas en un proyecto relacionado con las identidades, tanto colectivas como individuales, y cómo éstas afectan a la convivenDSC_0830 copiacia entre las diferentes comunidades que viven en la localidad alavesa. El grupo de comanditarios ha trabajado con la mediación de la artista Idoia Zabaleta decidiendo, tras varias reuniones, dinámicas y actividades, que una manera de romper estereotipos a través del arte, era mediante la edición de un disco, optando por la artista guipuzcoana Maite Arroitajauregi, Mursego.

El proyecto, concebido como obra artística, se ha realizado con el apoyo de la Fundación Daniel & Nina Carasso (afiliada a la Fondation de France) y la colaboración del programa Bitartez del Gobierno Vasco, de Artium-Centro Museo Vasco de Arte Contemporáneo y de Conexiones improbables.

Las canciones y sus letras

El disco está compuesto por 8 canciones. Una de ellas, la titulada “Óyenos Oion”, ha creado su letra a partir de una consulta popular realizada entre los meses de octubre y diciembre de 2016 en la que se recogieron más de 100 quejas. Posteriormente se seleccionaron las que más se repetían y se ordenaron para obtener la letra de la canción que ha sido interpretada por varios integrantes de la Coral San Prudencio y de otras personas que se unieron para dar voz a estas quejas y peticiones de la ciudadanía local.

Por su parte, la canción titulada Zurrumurru Zurrumurru. Sal de mi vida está basada en estereotipos que amenazan la posibilidad de una convivencia saludable. En ella se encuentran frases como “dicen que vienen a quitarnos el trabajo ¿qué trabajo? El que nadie quiere hacer”, “Dicen que hay un efecto llamada a las ayudas sociales. Si yo te ayudo, tú me ayudas”, es decir, siempre incorporando un elemento positivo.

Un tercer tema es “Habibi Maitea. Tala Al Badru Alayna”, canción tradicional islámica con la que los Ansar, habitantes de la Medina, dieron la bienvenida al profeta Mohamed tras la batalla de Tabuk hace más de 1.450 años. En esta versión, las ideas de bienvenida y acogida han sido traducidas libremente al euskera.

La titulada “Sansol” está inspirada en la tradición de las Auroras, una serie de cantos que se cantan de madrugada, antes del amanecer. En Oion, los auroros y las auroras salen a cantar en diferentes rincones del pueblo la noche de Reyes y la víspera de San Vicente y San Anastasio.

“Iraulkatxi” es una canción instrumental inspirada en el peculiar baile del Katxi mientras que “Maneki Neko Katua” está inspirada en la figura del gato que, según lDSC_0818 copiaa tradición japonesa, invita a entrar a las personas en las casas con el movimiento de su pata. Por su parte, “Irulea Gira Biran” es una canción inspirada en la figura de las hilanderas y la giraldilla de la iglesia Santa María de la Asunción de Oion. Por último, “Matronak”, es una versión del grupo de rock Eh Mertxe y Mursego de la danza de los santos patronos de Oion.

Problemática en Oion

Oion cuenta con una población de 3.217 habitantes de la que el 15,81% es inmigrante, originaria, fundamentalmente, de Marruecos y Pakistán. El porcentaje de paro en el municipio se sitúa en torno al 25% y es uno de los municipios con mayor índice de desempleo de la Comunidad Autónoma Vasca.

El hecho de que Oion sea un municipio pequeño suscita que las diferentes comunidades que coexisten en él sean más visibles y que éstas se aferren de manera más acusada a su identidad colectiva. Esta alta visibilidad resulta negativa ya que la percepción de las personas autóctonas es que hay demasiados inmigrantes. La convivencia entre los individuos procedentes de distintas culturas no fluye, lo que provoca malos entendidos, difusión de falsos rumores y estereotipos negativos hacia la población marroquí y pakistaní.

Todo esto ha hecho que en los últimos años se hayan extendido una serie de rumores negativos y un lenguaje discriminatorio y lleno de estereotipos hacia las personas inmigrantes en Oion. Así, mientras que hay personas que “se creen todo lo que escuchan y no tienen la capacidad de reflexionar y pensar con una conciencia crítica” otras dicen que “vienen a robarnos el trabajo y a vivir de las ayudas”. Por otro lado también se considera “los niños y niñas de familias marroquíes hacen que el aprendizaje de nuestros hijos sea más lento y que en la escuela no se dé una formación a la altura que ellos y ellas quieren para ellos”. A estos rumores hay que añadir cuestiones como lo complicado que es para las personas inmigrantes conseguir un alojamiento, las pintadas o la falta de solidaridad.

Los principales factores que amplifican está situación son cuestiones como el idioma, la presión del grupo (mujeres que quieren relacionarse con otras mujeres pero a las que su comunidad no se lo permite), o la ausencia de espacios compartidos, el desinterés por conocerse o la no comunicación entre las diferentes comunidades.

El reto que se plantearon desde el colectivo partía de entender que en una convivencia sana interactúa activamente; que las personas se relacionan basándose en el respeto mutuo a las diferencias sociales, culturales y religiosas y en la comunicación fluida; que asumen valores compartidos y las normas comunes. Donde se busca el bien común y se generan iniciativas colaborativas beneficiosas para el conjunto de la comunidad local. En definitiva en la convivencia se tejen redes de relaciones vecinales positivas que reconociendo las particularidades, se centran en lo común, en este caso en la constitución de una ciudad inclusiva, tolerante, intercultural y de oportunidades para todos.

Para alcanzarlo, consideraban necesario trabajar en varias direcciones simultáneamente. Por un lado crear y extender un pensamiento más crítico donde no se juzgue a otras personas y culturas sin conocerlas. Por otro tratando de encontrar puntos en común que acerquen a los habitantes de Oion y que faciliten las relaciones entre ellos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s